La fiesta

Luego de la ceremonia, Claudia y Matthew junto con sus familias y amigos, celebraron hasta el amanecer en una gigantesca carpa instalada en el jardín de su nuevo hogar, "Coldham Hall". Una mansión de estilo Tudor, construida en 1575, (la que podrían tener que compartir con "Penelope", una monja fantasma que parece vivir allí desde por lo menos 1920).


El lugar, con una decoración de velas y rosas blancas, esperaba a los invitados con un estilo elegante y delicado. Cuando llegaban, podían disfrutar de una gran variedad de canapés fríos y calientes, que incluían crepés de finas hierbas al limón con verduras, distintos quesos condimentados y pastelitos dulces, además de, para los mas exigentes, salmón y caviar.
Claudia, la perfecta anfitriona, se aseguro de que todos los invitados pudieran disfrutar la cena. Por esto es que se preparo un completo menú vegetariano como alternativa. Ambos constaban de dos platos, plato principal y postres, en una selección que fue un balance casi perfecto de sencillez y distinción. Todo acompañado de vinos de primera calidad y de "Dom Perignon" 1995 para el brindis.
El pastel de bodas, con base de chocolate, fue preparado de acuerdo a una receta de Claudia y Matthew, y estaba decorado con lirios de azúcar.
Luego, bailaron hasta el amanecer, con la mejor música de los 80's, otro de los favoritos de Claudia.


Volver